Cumbres borrascosas

Autor: Emily Brontë

Fecha publicación: 1847

Género: Novela / Novela gótica

Una obra de la escritora inglesa Emily Brontë publicada en 1847, cuya trama es considerada una de las más impactantes de la literatura inglesa de mediados del siglo XIX.

Resumen y sinopsis

Cumbres borrascosas narra la tormentosa historia de amor que se da entre Catherine Earnshaw y su amigo Heatcliff y cómo la sociedad se convierte en obstáculo para ese amor.

La historia contada por Brontë no figura como el típico romance, pues en torno a esta hay acontecimientos que llevan a la violencia y a las desgracias.

Es una novela que cautiva por la fluidez de su narración y por el aspecto metafísico y trascendental presente a lo largo de toda la historia. Sin duda, Cumbres borrascosas pasa a convertirse no solo en una historia mística, sino también al espectral, tal como ha sido considerada por muchos de sus lectores.

Sobre la autora

La escritora inglesa Emily Brontë nació el 30 de julio de 1818 en Thornton, Yorkshire. Desde muy joven Emily mostró un gran gusto por contar y escribir historias.

En 1846, gracias a su hermana Charlotte, publica un libro en el que participaron las tres hermanas bajo seudónimos masculinos. Pero fue en el año 1847 cuando publicó Cumbres borrascosas, que es considerada una de las novelas más importantes de la literatura inglesa.

La menor de las Brontë murió en Haworth, Yorkshire, el 19 de diciembre de 1848, debido a la tuberculosis con apenas 30 años. Los restos de la autora descansan en la iglesia de San Miguel de Todos los Santos en Haworth.

Resumen de Cumbres borrascosas

Al principio, Cumbres borrascosas, la novela de Emily Brotën, nos sitúa en el año 1802 y nos cuenta que un hombre llamado Lockwood, un inglés de muy buena posición económica, en busca de tranquilidad se fue a vivir en una finca llamada “Granja de tordos” que alquiló en el poblado de Yorkshire.

Un día, Lockwood decide ir a visitar al dueño de la granja que alquiló para conversar con ellos, aunque esto no le entusiasma mucho porque considera que son una familia de carácter un tanto frío.

Resulta que el hombre que alquila la granja cuenta con los servicios de la señora Dean, quien ha estado trabajando para él durante muchos años, lo que hace que conozca muy bien a todas las familias que se han mudado a la región.

La señora Dean narra cómo fue que el señor Earnshaw, padre de Catalina y Hindley, se encargó de la crianza de un niño llamado Heatchliff y lo llevó a vivir con él a su finca. Además, ella también cuenta que este niño fue criado como hijo del señor Earnshaw. Sin embargo, no todo fue bueno para el muchacho, porque los hijos propios del señor no recibieron con agrado al niño que su padre había decidido criar y en cuanto este llegó a vivir con ellos lo comenzaron a tratar mal.

Sucede que con el paso del tiempo tanto Catalina como Heatchliff se convirtieron en compañeros de travesuras y en buenos amigos, mas no ocurrió lo mismo con el otro hijo, Hindley. Este siempre sintió desprecio por Heathliff y nunca estuvo de acuerdo con que su papá lo viera como un hijo más.

Así fue pasando el tiempo y Catalina y Heathcliff siguieron siendo grandes amigos, mientras que Hindley continuó manifestando su rechazo a Heatcliff. Pero, una vez el señor Earnshaw murió, la esposa de Hindley se convirtió en la dueña de la casa y de inmediato manifestó su rechazo hacia la amistad que había entre Catalina y Heathcliff, al punto que la prohibió.

La nueva situación impuesta por la señora llevó a los jóvenes a separarse, aunque todo era mentira porque ellos se seguían viendo en secreto y transcurrido un tiempo se enamoraron.

Al tiempo Catalina tiene un accidente y debido a sus heridas se ve en la necesidad de pasar una temporada en la “Granja de los tordos”. Cuando por fin puede regresar a su casa encuentra que ahora las cosas han cambiado. Había un joven que la pretendía y no le quedó más que aceptar casarse con él, aunque aún se sentía profundamente enamorada de Heathcliff. En el fondo, ella pensaba que él no estaba a su altura y lo mejor sería olvidarlo.

Al Heatcliff enterarse de que Catalina se va a casar con otro decide marcharse de la casa, pero después de un tiempo regresa y, para sorpresa de todos, con mucho dinero. Ahora, Heathcliff está decidido a casarse con la hermana del marido de Catalina. El muchacho no solo se casa con Isabella, sino que también tiene un hijo con la joven a quien llaman Linton. Por su lado, Catalina logró tener una niña y poco después del parto murió. La niña fue llamada Catalina en honor a su madre fallecida.

En cuanto a Hindley, este producto de su obsesión por la bebida y la mala administración de su dinero, se ve en la necesidad de vender la finca. Además, pese al tiempo, sigue odiando a Heathcliff y decide asesinarlo, pero estaba tan borracho que falló al disparar. Más tarde, debido a la bebida termina muriendo.

Heathcliff, que no olvida su difícil vida cuando niño, decide adoptar a Hareton con toda la intención de tratarlo tal como lo trataron a él cuando llegó a vivir en la finca. La vida de Heathcliff no fue nada fácil ni siquiera al final, pues pasó sus últimos días sumergido en sus oscuros planes.

Al final, vemos que Catalina hija y Hareton, el niño que Heathcliff adoptó, se enamoran y deciden permanecer juntos.

Frases

“Aunque nada le dije, si es cierto que los ojos hablan, los míos debían delatar mi locura por ella. La joven lo notó y me correspondió con una mirada dulcísima”.

“La muestra de hoy me ha quitado las ganas de buscar amigos, ni en el campo ni en la ciudad. Un hombre sensato debe tener bastante compañía consigo mismo”.

“No comprendo que sea tan codicioso cuando se está tan solo en la vida”.

“Con cualquiera le irá mejor que conmigo”.