El diablo de los números

Autor: Hans Magnus Enzensberger

Fecha publicación: 1997

Género: Literatura infantil y juvenil / Ficción

El ensayista alemán Hans Magnus Enzensberger a través de El diablo en los números nos brinda un libro en el que Robert, un pequeño niño que odia las matemáticas, cree que su maestro no le enseña bien. Una noche, mientras duerme, se le acerca un pequeño diablillo y le explica algunos datos curiosos sobre los números. Después de aquel extraño encuentro, todo cambia para Robert.

Resumen y sinopsis

Robert es un niño al que no le gustan las matemáticas, porque considera que su maestro no las explica bien. Una noche tiene un sueño que lo llevará por el apasionante mundo de las matemáticas. Robert tendrá sueños increíbles con sistemas numéricos  donde los números parecen cobrar vida.

De la mano del Diablo descubrirá que nunca las matemáticas fueron tan fascinantes.

Sobre el autor

Hans Magnus Enzensberger es un poeta y ensayista alemán nacido en 1929 y considerado uno de los máximos representantes del pensamiento alemán de la posguerra.

Enzensberger es el autor de uno de los libros sobre matemáticas más fascinantes, El diablo de los números. Esta obra, publicada en 1997, fue éxito de ventas y ha sido leída por centenares de personas en el mundo.

Resumen de El diablo en los números

Robert es un niño al que no le gustan las matemáticas y sostiene que su profesor no explica con claridad. Una noche, mientras duerme, sueña con un diablillo que comienza a explicarle un montón de datos curiosos sobre números. Este lo explica de forma fácil y divertida, lo que hace que el niño aprenda de manera adecuada.

Primera noche

Robert se acuesta a dormir y tiene un sueño en el que aparece un pequeño diablillo que se hace llamar el Diablo de los números. El niño habla con este y le dice que todo lo relacionado con números le resulta aburrido. El diablillo lo escucha con atención y le dice que él le hará cambiar ese pensamiento. Además, le dice que las matemáticas son realmente importantes y que una vez que aprenda todo lo que necesita, verá que ya no necesitará usar calculadora para dar solución a los problemas que plantea el profesor.

El diablillo le comenta que el número 1 es suficiente para dar vida a otros números, pero Robert no presta mucha atención a lo que dice Teplotaxl y decide utilizar la calculadora para seguir sacando sus cuentas. El diablillo se molesta y explota de rabia. Robert, por su parte, despierta del sueño y se siente contento porque, según él, le ganó al diablito.

Segunda noche

Una vez más el niño se acuesta a dormir y de nuevo en sus sueños aparece Teplotaxl. Ambos inician una conversación y el diablito le comenta que no está el cero, porque este es un número delicado. Además, le explica que la ausencia del cero es lo que hace que los números romanos sean tan difíciles.

El diablillo le explica a Robert que es posible obtener el cero y le comenta el significado de este. Resulta que sin el cero las operaciones no funcionan, pues gracias a este número es posible saltar números, y elaborar números grandes y pequeños.

Debido a la actitud que asume el niño, Teplotaxl considera pertinente enseñarle al niño números quebrados, razonables, imaginarios, así como otros ejercicios. Robert queda aturdido y del susto se despierta.

Tercera noche

El capítulo tres es uno de los más importantes, porque en este el diablito enseña a Robert las divisiones y el niño se encuentra feliz con la idea. El diablito le explica que no es conveniente usar número ni cero ni uno en las divisiones, porque el resultado final sería incorrecto.

El ejercicio se basa en una tabla que va del 2 al 50, pero que excluye el 1 y el 0. El diablito le indica que debe eliminar todos los números pares. Entre una operación y otra, el diablillo le explica durante toda la noche todas las formas posibles de dividir.

Cuarta noche

En este sueño, el diablito aparece con una calculadora y se la da a Robert para que este se ayude con las operaciones. Lo extraño de este sueño es que esta vez están en una playa.

Teplotaxl le dice al niño que divida 1 entre 3 y este obtiene como resultado 0,333333. El resultado confunde al niño, sin embargo, este sigue haciendo lo que le indica el diablito.

Quinta noche

En este sueño, el diablo se aparece con unos cocos y los utiliza para explicar al niño cómo funcionan los números triangulares. También le enseña sobre los números cuadrados.

Sexta noche

En esta noche, el diablito le habla al niño de un viejo amigo llamado Bonatschi, quien sabe mucho sobre el cero.  Las explicaciones sobre Bonatschi agobian un poco a Robert y este decide dejar de un lado los números y esperar a que suene la alarma que lo despertará.

Séptima noche

Esta vez, Robert, a partir de una base de 16 cubos, construye un triángulo con la asesoría del diablillo. Luego, el niño coloca en el cubo más alto del triángulo el número 1 y en los otros cubos anota el resultado de la suma. Esta es la forma que el diablo tiene de explicarle al niño todo lo que necesita sobre los números triangulares, los saltados, los de Bonatschi, los pares e impares.

Octava noche

En este sueño, Robert está en un salón de clases junto a sus compañeros y profesor, que es el diablillo. Este le conversa con Robert sobre algunas cuestiones relacionadas con los números triangulares, pero también le dice que se tomará unos días de vacaciones.

Novena noche

Robert tiene un sueño donde todos los números parecen ciclistas, pero el cero es el único que no está, porque se encuentra enfermo.

Décima noche

Esta vez, el niño y el diablito se trasladan a un cine donde conversan sobre la clase de números ya vistos en las clases.

Undécima noche

El diablo le explica que las matemáticas funcionan bajo una especie de principio en el que todo se debe demostrar.

Duodécima noche

El diablito invita a Robert a una cena en un gran palacio. En el lugar hay importantes matemáticos, todos muy famosos: Lourd Russell, Kleiin, Euler, Graus, Pitágoras, entre otros.

Al finalizar la reunión todos se van y Robert recibe una condecoración como aprendiz, se trata de una estrella de cinco puntas.

El diablo de los números se despide del niño y le dice que ya posee todas las herramientas necesarias para resolver problemas matemáticos por cuenta propia.

Robert se despierta y nota que lleva consigo una cadena de oro con una estrella de cinco puntas.

Una vez en clase, el niño es capaz de resolver todos los problemas que le pone su profesor. Aprendió todo lo que necesitaba sobre las matemáticas.

Frases

“Estaba un poquito mareado, pero aun así no pudo por menos que reírse al pensar cómo había arrinconado al diablo de los números”.

“Realmente no es tan difícil. Podría hacerlo, incluso sin diablo de los números”.

“Uno no puede contárselo todo a su madre”.

“A Robert no le importaba que el diablo de los números le asediara en sueños de vez en cuando”.