El Gato Negro

Autor: Edgar Allan Poe

Fecha publicación: 19 de Agosto de 1843

Género: Cuento de terror

Edgar Allan Poe, autor estadounidense, abrazó la fama gracias a “El gato negro”. Los críticos literarios lo consideran uno de los textos narrativos más importantes de la literatura universal. Es una obra clave para entender la fama de la cual hoy goza su autor, ya que aborda temas que caracterizan su producción literaria, como el horror, la obsesión, el terror, los vicios, la locura y la muerte. En este artículo hemos preparado un resumen detallado para que puedas ingresar a este complejo mundo.

Resumen y sinopsis

La historia que nos cuenta “El gato negro” se enfoca en la transformación del protagonista, de un hombre bondadoso que ama a los animales a un bebedor obsesionado que se vuelve un asesino.

El hecho de que el protagonista sea también el narrador hace que la historia sea más intensa, convirtiéndonos en testigos directos de su degradación. Primero le saca un ojo a su gato Pluto (o Plutón) y finalmente lo cuelga en un árbol. Empieza a tener un aparente remordimiento y busca un nuevo gato que calme su obsesión, pero la bebida lo atrapa más y más, llevándolo a entregarse paulatinamente al mal.

Encuentra uno muy parecido, con el que trata de superar su aparente culpa, pero se produce todo lo contrario. En un arranque, intenta acabar con él; pero es detenido por su esposa, por lo que, consumido por la ira, la mata de un hachazo. Confía en haber ocultado perfectamente el cadáver en la pared de su sótano, pero el maullido del gato delata su crimen.

Resumen de “El gato negro”

La obra no tiene una división explícita, pero se pueden identificar cuatro momentos en la historia: el relato de los años previos a la degradación del protagonista, la presencia del primer gato negro, la aparición del segundo gato y el asesinato de la esposa y la culpabilidad del protagonista.

No se muestran mayores escenarios, por lo que podemos afirmar que los hechos se producen en la casa del protagonista. El lenguaje es directo, pues el narrador se dirige en todo momento al lector.

Este relato nos muestra la degradación del hombre y su obsesión. Asistimos a la transformación de un ser bondadoso en un asesino; convirtiéndonos a nosotros en testigos de su psicología y sus acciones.

Presentación del protagonista y la vida que llevó antes de su degradación

El relato inicia con el narrador protagonista señalando que desea contar la serie de episodios que lo han llevado a la situación en que se encuentra: a estar a un día de su muerte.

Durante su infancia, la docilidad y el afecto lo caracterizaron, hasta el punto de recibir las burlas de sus compañeros. Se sentía bien en compañía de los animales que gustosamente sus padres le permitían tener en casa, sobre todo cuando los alimentaba y acariciaba.

Se casó joven y su mujer compartía sus preferencias, por lo que siguió cuidando de animales domésticos. El más especial era un gato, al cual lo caracterizaba su color negro y su tamaño. Pluto (o Plutón) se convirtió así en su preferido durante varios años.

El primer gato negro: Pluto

Poco a poco, el temperamento y carácter del protagonista son víctimas de la intemperancia. Su mujer sufre ese cambio, así como los animales, a quienes empieza a maltratar, a excepción de Pluto.

Sin embargo, la enfermedad del alcohol, como él la denomina, siguió empeorando su situación, ocasionando que el gato también sea una víctima de ello. Una noche en la que se encontraba muy ebrio, Pluto le muerde la mano. Entonces, lleno de ira y maldad, toma del cuello al animal y, con un cortaplumas que saca de su bolsillo, le quita un ojo.

Al día siguiente, siente un leve remordimiento, el cual se pierde con el alcohol. El gato se recupera y huye aterrado cada vez que lo encuentra. Entonces, el espíritu de la perversidad se apodera de él y una mañana le pasa un lazo por el cuello y lo ahorca en la rama de un árbol.

Nos dice que no quiere establecer una relación de causa y consecuencia por su crimen, pero durante la noche ocurre un incendio en su casa, el cual arrasa con todo, salvo una pared. En ella se dibujó un enorme gato con una soga alrededor de su cuello. Si bien el terror lo domina, luego busca explicar lógicamente el hecho.

Todo esto llega a hacerle sentir algo parecido al remordimiento, aunque no lo es realmente. Por ello, busca en las tabernas que visita a un gato como el que asesinó.

El segundo gato negro

El narrador nos cuenta que una noche, en una taberna, encuentra a un gato muy parecido a Pluto, salvo por una mancha blanca informe en el pecho. Lo lleva a casa y rápidamente se convierte en el favorito de su esposa. Sin embargo, en él nace una antipatía hacia el animal.

El recuerdo de su crimen impedía que lastimase al nuevo gato, pero siente repugnancia y huye de su presencia. Esto se incrementa porque al día siguiente, se percató de que le faltaba un ojo.

Además, nace en él un temor acentuado por la mancha blanca que lo distinguía de Pluto. Al conocerlo le pareció sin forma, pero cada vez se hacía más nítida, pasando a representar un patíbulo.

El asesinato de la esposa y caída final del protagonista

Un día en el que el protagonista y su esposa bajan al sótano para hacer una tarea doméstica se produce la desgracia final. El gato los sigue por las escaleras y casi provoca que el narrador caiga de cabeza. Enloquecido, alza un hacha y, dejando de lado su temor, intenta acabar con el animal. Sin embargo, el golpe es detenido por su esposa. Esto lo enfurece aún más y lanza un nuevo hachazo, pero dirigido a la cabeza de ella, acabando así con su vida.

Con sangre fría, comienza a planificar cómo ocultar su crimen. Luego de contemplar algunas opciones, decide emparedar el cadáver en el sótano. Al terminar, busca al gato para acabar con él; pero no lo encuentra. Nos confiesa que esa noche pudo dormir con total placidez, algo que no lograba desde la llegada del animal.

Pasaron dos días y aún no había señales del gato, por lo que se consideró un hombre libre, pues además casi no sentía culpa por el asesinato cometido. Se iniciaron las investigaciones por la desaparición de su esposa, incluso registraron su casa, pero no encontraron nada.

Al cuarto día, un grupo de policías volvió a registrar su hogar, pero, seguro de haber escondido muy bien el cuerpo, el narrador confiesa que no sintió preocupación. Los policías ya se retiraban del sótano cuando el júbilo que tenía lo llevó a querer decirles una palabra que confirme su triunfo y su inocencia.

Señala que su casa está muy bien construida y golpea con su bastón la pared donde había escondido su crimen. Entonces, se escucha un quejido que creció hasta ser un grito, un aullido que paralizó de terror a los hombres, los cuales derribaron la pared, encontrando el cadáver corrompido de su esposa y, sobre la cabeza, al gato. Él lo había delatado; ya que, en su descuido, lo había emparedado junto al cadáver.

Análisis de “El gato negro”

Debido a sus escenas, “El gato negro” es considerado un relato de terror. Es una muestra de la genialidad de su autor, reconocido como el maestro del género. Podemos identificar tres temas: la obsesión, la perversión y la degradación.

En cuanto al primero, la presencia de Pluto atormenta al protagonista, llevándolo a asesinarlo. La obsesión se agudiza a partir de la llegada del segundo gato; ya que, intensifica sus conflictos mentales. Se convierte en un recuerdo tangible de su crimen, pues es tuerto y presenta una línea blanca en su cuerpo que se asemeja a la soga con la que ahorcó a Pluto.

La perversión reside en los actos que comete contra los animales y contra su propia esposa. Esto se hace más trascendente porque al inicio es un ser amable. Al ser el narrador, el lector es sorprendido por la sangre fría con la que relata sus crímenes.

El tercer tema complementa los dos anteriores, ya que la obsesión y la perversión hacen patentes la degradación que sufre el protagonista. Si bien señala que el alcohol jugó un papel importante en dicho cambio, que no haya un arrepentimiento confirma su vileza, pues los asesinatos cometidos, narrados con crudeza y detalle, son la confirmación de su descenso al mal.

Por todo lo anterior, esta es una de esas lecturas imprescindibles para todo amante de la literatura. No esperes más y consigue un ejemplar de “El gato negro”, solo así podrás disfrutar de todas las páginas del cuento más famoso del maestro de los relatos de terror.

Frases

“Me fui volviendo más irritable, malhumorado e indiferente hacia los sentimientos ajenos”.

“A sangre fría, le pasé un lazo por el pescuezo y lo ahorqué en la rama de un árbol”.

“Su intervención me llenó de una rabia más que demoníaca; me solté de su brazo y le hundí el hacha en la cabeza”.

“La horrible bestia cuya astucia me había llevado al asesinato y cuya voz delatora me entregaba ahora al verdugo”.