El Monte de las √Ānimas

Autor: Gustavo Adolfo Bécquer

Fecha publicación: 1861

Género: Leyenda / Terror

El Monte de las √Ānimas pertenece a Leyendas de Gustavo Adolfo B√©cquer. Qu√©date con nosotros y descubre la terrible historia de Alonso, un noble en conflicto entre el amor y el terror.

Resumen y sinopsis

La obra se divide en cuatro partes y cuenta las desventuras de Alonso, un caballero que es convencido, por su prima, de realizar una locura. El personaje traiciona su creencia de no pasar la noche, en el Monte de las √Ānimas, en pleno Dia de los Muertos.

Sucumbe ante el ir√≥nico pesar de su prima. As√≠, va al bosque en b√ļsqueda de una prenda perdida, cuando los muertos est√°n deambulando en el lugar. Muere y su esp√≠ritu llega hasta Beatriz para entregarle la prenda extraviada. Este espantoso suceso hace que ella escape de la realidad. Finalmente, se revela que deambula por el sitio, perseguida por los muertos.

Resumen de El Monte de las √Ānimas

La leyenda presenta la conexión del relato folclórico de la lucha de los templarios contra los nobles de Soria, y el carácter dominante de la mujer. La lucha y el amor se relacionan para llegar a un final de terror. De ahí que la oscuridad de la noche crea el ambiente perfecto para el contraste.

Introducción

El narrador menciona que se despertó, en la Noche de los Difuntos, por el sonido de las campanas, y se acordó de una tradición que había escuchado en Soria. Intenta dormir, pero no puede, así que se pone a escribirla.

Primera parte

Alonso, en medio de una cacer√≠a, ordena que aten a los perros y se de la alerta para que los cazadores regresen a la ciudad ya que est√° anocheciendo. Adem√°s, es el D√≠a de Todos los Santos y est√°n en el Monte de las √Ānimas. Es imposible continuar all√≠ debido a que las √°nimas de los muertos aparecer√°n pronto.

Beatriz, su prima, se muestra incr√©dula. Pero Alonso le dice que ella no sabe muchas cosas ya que solo hace un a√Īo que est√° con ellos. De esta manera, durante el regreso, cuenta la historia. Sucede que ese monte pertenec√≠a a los templarios cuyo convento est√° al margen del r√≠o. Llegaron a ese lugar por √≥rdenes del rey para defender la ciudad de Soria de los moros.

Esta acción no fue del agrado de los nobles de Castilla. Así, surge el odio entre estos bandos. Ambos grupos se masacraron en el lugar. El rey intervino y ordenó que el monte fuera abandonado y la capilla comenzó a destruirse.

Desde entonces, se cuenta que en la Noche de los Difuntos se oye la campana de la capilla y los muertos aparecen y deambulan por el lugar. Es por eso que en Soria lo conocen como el Monte de las √Ānimas.

Segunda parte

En el palacio de los condes de Alcudiel, Beatriz se encuentra absorta en sus pensamientos. Alonso, por su parte, mira el reflejo de la chimenea en los ojos de su prima. Entonces, √©l rompe el silencio y le dice que pronto se separar√°n y que ha notado que suspira quiz√° por alg√ļn amor lejano. Ella responde con un gesto de indiferencia.

A continuación, Alonso le quiere entregar el joyel de su sombrero para que lo recuerde. Agrega que el regalo es especial porque su padre se lo dio a su madre y ella lo usó en su boda. Sin embargo, la prima le contesta que, en su país, un regalo de ese tipo es comprometedor y que solo en una ceremonia se debe aceptar.

Alonso le menciona que conoce la costumbre, pero que lo entrega porque se celebra el D√≠a de Todos los Santos, es decir, es el d√≠a de ceremonias y presentes. Ella, al fin, acepta el obsequio y vuelven a quedarse en silencio. Luego, Alonso le pregunta si tiene alg√ļn presente para √©l.

Ella se lleva la mano al hombro como si buscara algo en los pliegues de su manga. Luego, con una expresi√≥n infantil, le dice que ten√≠a una banda azul que se ha perdido. √Čl le interroga en d√≥nde y Beatriz le dice que tal vez en el monte. Alonso palidece y se deja caer en su asiento.

Con voz entrecortada le comenta que él es valeroso y conocido como el rey de los cazadores. Además, agrega, en una noche cualquiera iría rápidamente por la banda, pero ahora siente temor ya que suenan las campanas y las ánimas ya deben estar en el monte.

Mientras él habla, Beatriz sonríe imperceptiblemente y con un tono indiferente comenta que sería una locura ir al lugar por una baratija. Alonso comprende la ironía y con voz firme se despide de ella, quien aparenta detenerlo. La prima, con una expresión de satisfacción, se queda escuchando la partida a lo lejos.

Tercera parte

Alonso no regresa. Pasan las horas y Beatriz se retira a orar. Piensa que tal vez √©l tuvo miedo, y se dirige a su lecho. Duerme intranquilamente. Suenan las doce en el reloj, y entre sue√Īos escucha la campana. Despu√©s, abre ligeramente los ojos porque cree escuchar que una voz doliente pronuncia su nombre a lo lejos.

El viento choca contra la ventana. Trata de tranquilizarse, pero su corazón late fuertemente. Primero, las puertas del oratorio empiezan a sonar; después, todas las que daban paso a su habitación. En seguida se hace un silencio sepulcral. Beatriz, temblorosa, se recrimina ser miedosa como la gente del pueblo.

Cierra los ojos e intenta dormir, pero es en vano. Se reincorpora, p√°lida y aterrada, porque unas pisadas suenan en la alfombra de su cuarto. A cada comp√°s se escucha el crujir de una madera o un hueso. En consecuencia, se mueve el reclinatorio que estaba a la orilla de la cama. Beatriz, asustada, decide esconder la cabeza y contener el aliento.

Pasan las horas y aparece la luz de la aurora. Ella abre los ojos poco a poco. Entonces, cuando se disponía reírse de la noche pasada, palidece y sus ojos se desencajan porque sobre el reclinatorio estaba, ensangrentada, la banda azul que había perdido en el monte. Así, cuando los sirvientes llegan para darle la noticia de la muerte de Alonso, descubren que está rígida de horror.

Cuarta parte

Un cazador que se hab√≠a extraviado y pas√≥ la Noche de los Difuntos en el Monte de las √Ānimas, antes de morir, cont√≥ que vio c√≥mo los esqueletos de los templarios y de los nobles persegu√≠an, fieramente, a una bella mujer que gritaba alrededor de la tumba de Alonso.

An√°lisis de El Monte de las √Ānimas

Esta leyenda trata sobre los límites que se traspasan para congraciar a la mujer. La perspectiva que cumple lo femenino es ser angelical, a la vez que cruel. Beatriz sabe que su primo tiene pavor al monte en donde penan los fantasmas. Sin embargo, mediante la ironía vence estas creencias y deriva en tragedia.

También evidencia una gran elaboración narrativa. Al inicio se presenta un narrador que menciona que escribe lo que alguna vez escuchó. Después, aparece al final para darnos alcance sobre el destino de Beatriz. Se descubre, entonces, la presencia de un relato dentro de otro relato.

Frases

‚ÄúTen√≠an el monte donde hab√≠a buena caza para sus necesidades‚ÄĚ.

‚ÄúLlega la noche, se oye la campana de la capilla, y las √°nimas corren‚ÄĚ.

‚ÄúDe un modo u otro, presiento que no tardar√© en perderte‚ÄĚ.

‚ÄúHe combatido de d√≠a y de noche, nadie dir√° que me vio huir del peligro‚ÄĚ.

‚ÄúLos bultos se mov√≠an en todas las direcciones; cuando se fijaba en un punto no hab√≠a nada‚ÄĚ.