El niño con el pijama a rayas

Autor: John Boyne

Fecha publicación: 2007

Género: Novela Drama / Novela Histórica

Publicada en el año 2007, la novela El niño con el pijama a rayas, del autor irlandés John Boyne, se constituye como su obra cumbre. En ella, se narran las vicisitudes de un pequeño de nueve años, llamado Bruno, en medio de la Segunda Guerra Mundial. Tanta fue la popularidad de este libro que hasta se le hizo una película. Si quieres saber más, continúa leyendo.

Resumen y sinopsis

La historia de El niño con el pijama a rayas se desarrolla en Berlín durante la Segunda Guerra Mundial. Específicamente, nos encontramos en el año 1942. En tal contexto, aparece el personaje de Bruno, un pequeño de tan solo nueve años hijo de un general militar de la Alemania Nazi. Un día, su padre es visitado por el propio Führer, a quien Bruno llama “Furias”. Hitler lo asciende y envía a vivir a Auschwitz, donde se encuentran los campos de concentración. Es así que el pequeño Bruno conocerá a Shmuel, un pequeño víctima del Holocausto.

Esa obra, si bien se basa en un hecho histórico, busca dar cuenta de estas injusticias y hacer que el lector las cuestione. Mediante un retrato tan vívido y esclarecedor, el autor intenta hacer que conozcamos nuestra historia para no tener que repetirla. Cada página se constituye como una crítica al racismo, el abuso del hombre por el hombre y cómo, en medio de esta matanza, puede haber esperanza en la inocencia de los niños.

Resumen de El niño con el pijama a rayas

La novela se encuentra dividida en 20 capítulos y el narrador es Bruno, quien nos va contando todos los sucesos de los que participa. Así, tenemos ante nosotros un relato que combina hechos históricos con la propia interpretación que de ellos hace un inocente niño. La imagen que este nos transmite revela miedo, pero también inocencia, esperanza y fe.

Capítulo I

Cuando la novela empieza, Bruno llega de la escuela junto a sus amigos y se da cuenta de que, en casa, algunas cosas han cambiado. Todos estaban guardando diversas cosas del hogar y le pregunta a su madre qué es lo que está pasando. Ella le explica que se mudarán de Berlín debido a que su padre ha sido ascendido. Bruno no comprende y se entristece, pues dejará familiares, amigos y una ciudad que amaba.

Capítulo II

Finalmente, llega el día. Bruno y su familia se mudan ante la total desilusión del pequeño. Cuando ven su nueva casa, Bruno nota que es mucho más pequeña que la de Berlín.

Además, esta nueva casa estaba sucia y con todos los artículos y muebles desordenados, lo que terminó por desilusionar a Bruno. También notó que no tenían vecinos, sino que se encontraban rodeados de incontables árboles. Enojado, el pequeño va a su habitación y se asoma por la ventana. Desde ella ve que algo parece esconderse en el bosque, lo que hace que sienta mucho miedo.

Capítulo III

Luego, Bruno va a hablar con Gretel, su hermana, quien también odiaba esta nueva casa. Aunque ambos se llevaban mal, Bruno le pregunta cómo se llama la nueva ciudad. Ella le responde que están en Auschwitz y el pequeño se sorprende, pues nunca había escuchado ese nombre antes.

Finalmente, Bruno le dice a su hermana que vio algo desde su ventana. Ambos suben a la habitación, Gretel se asoma y siente el mismo frío y temor que su hermano.

Capítulo IV

¿Qué fue lo que vieron los niños? Se trataba de personas mayores, algunos ancianos, pero ninguna mujer, pues aparentemente estaban en otra zona. Alrededor de ellos se veía una alambrada, edificios cuadrados y la formación de un par de columnas de humo. Estas personas se encontraban sobre un suelo árido y seco.

Sin embargo, lo que más llamó su atención fue la vestimenta. Todos estos hombres tenían pijamas a rayas con una gorra y obedecían a rajatabla lo que los militares a cargo de su padre les ordenaban.

Capítulo V

Poco después, Bruno se dirige al despacho de su padre pese a que tenía prohibido entrar allí. Una vez dentro, conversa con él y le dice que le parecía injusto tener que dejar Berlín y que quisiera regresar. Su padre responde que están ahí porque ha sido ascendido en su trabajo.

Tras discutir, Bruno le preguntó sobre los hombres con pijamas a rayas. Su padre respondió que no se preocupara pues no eran personas y no tenían nada que ver con él.

Capítulo VI

Un día, mientras María, la criada, ordenaba la ropa de Bruno, este empezó a quejarse. Le dijo que su padre era un tonto y no se preocupaba por él ni por su familia. Ante esto, María reaccionó y le dijo que no se expresara así de él, pues era una buena persona. Bruno se enfadó aún más porque nadie lo escuchaba ni comprendía.

Capítulo VII

Tras una semana en la nueva casa, Bruno le pidió al teniente Kloter que lo ayudara a fabricar un columpio, pues se encontraba muy aburrido. Kloter a su vez ordenó a Pavel, el camarero, que trajera un neumático que se encontraba guardado en el depósito.

Mientras Bruno jugaba, se cayó, lo que produjo una herida en su rodilla y un golpe en su cabeza. Pavel fue a auxiliarlo y le curó la rodilla. Cuando Bruno ya estaba en su habitación, escuchó que su madre llegó y preguntó qué había pasado. Ante la respuesta, su mamá pidió que, si alguien preguntaba, todos respondieran que fue ella quien curó a Bruno. Esto hizo enojar al pequeño.

Capítulo VIII

Transcurrido un tiempo, Bruno recordó que lo pasaba muy bien con su abuela. Para Navidad, ellos siempre hacían obras teatrales y se divertían mucho. También recordó que su padre discutió fuertemente con ella cuando descubrió que lo ascendieron.

Por ello, una tarde Bruno le escribió una carta a su abuela contándole lo mal que se sentía en Auschwitz.

Capítulo IX

El padre de Bruno decide contratar un profesor particular para él y su hermana, de nombre Herr Liszt. El pequeño aún se preguntaba por qué no podía entrar al territorio rodeado por la alambrada. También recordó que le gustaba jugar a ser un explorador, así que decidió salir de la casa e investigar.

Capítulo X

Es así que Bruno decide entrar en la alambrada. Camina alrededor de ella, pero no encuentra nada que le interese. Pasado un rato, ve a lo lejos una pequeña mancha. A medida que se acerca, se convierte en un borrón, luego en una figura y finalmente distingue la imagen de un niño sentado con las piernas cruzadas.

Este otro niño está en el suelo, su piel es grisácea, tiene una expresión triste y lleva un brazalete con una estrella con seis picos. Empiezan a conversar y el niño le dice que se llama Shmuel y que antes vivía en Polonia.

Capítulo XI

Bruno recuerda la visita de Adolf Hitler a su casa. Él lo llamó Furias y se presentaría unos meses antes de su mudanza a Auschwitz. El papá llegó dando esta noticia y el pequeño vio cómo todos se preparaban para recibirlo. Llegada la hora de la cena, apareció un hombre pequeño, con bigote y acompañado de una mujer llamada Eva. Los niños fueron enviados a su habitación. Cuando la comida terminó, Bruno escuchó a sus padres hablar sobre irse de Berlín.

Capítulo XII

Shmuel le cuenta a Bruno que solía vivir en Polonia, hasta que un día su madre le dio un brazalete con una estrella. Durante un tiempo estuvieron en una habitación con muchas personas. Luego viajaron todos en un tren y llegaron a aquel lugar en el que se encuentran ahora. A su madre la enviaron a otra parte y él junto a su padre estaban en el mismo lugar. Bruno volvió a casa sin contar nada de este suceso.

Capítulo XIII

Bruno ya no se sentía tan mal pues tenía un nuevo amigo. A su vez, recordó que el teniente Kotler no le caía muy bien, ya que era déspota y trataba muy mal a Pavel.

Capítulo XIV

Un día, mientras Bruno y Gretel conversaban, el pequeño dijo que, si no fuera por la lluvia, estaría hablando con Shmuel. Gretel preguntó de quién se trataba, a lo que Bruno mintió y dijo que era su amigo imaginario.

Capítulo XV

Otro día, Bruno vio a Shmuel en su cocina limpiando unas copas. Como lo vio con hambre, le dio algo de comer. Kotler lo vio y preguntó a Bruno si él le había dado esos alimentos. Por miedo, el pequeño dijo que no, aunque luego se disculpó con Shmuel por mentir.

Capítulo XVI

Luego, Gretel y su madre descubrieron que la niña tenía piojos. Para evitar el contagio, decidieron rapar a Bruno. El pequeño estaba feliz porque se veía muy similar a su amigo Shmuel.

Capítulo XVII

Un día, Bruno escucha a sus padres discutir. Poco después, su madre les diría que regresaban a Berlín y que su padre se quedaría en Auschwitz. Bruno estaba triste pues tendría que despedirse de Shmuel.

Capítulo XVIII

Cuando Bruno se encontró con Shmuel, ambos tenían novedades. Bruno le dijo que regresaría a Berlín y Shmuel le contó que no encontraba a su padre. Ambos planearon encontrarlo antes del viaje y Shmuel le trajo un uniforme de rayas idéntico al suyo para que pudiera mezclarse con los demás.

Capítulo XIX

Cuando Bruno entró a la alambrada y empezaron a buscar al padre de Shmuel. Se encontraron con un gran tumulto de personas que se movían a la orden de los soldados. Todos fueron llevados a una habitación larga y cálida. De pronto, ninguno de los dos conseguía ver nada.

Capítulo XX

Los padres de Bruno no lo encuentran y se ven obligados a volver a Berlín. Sin embargo, el papá permanece en Auschwitz por un año más. Un día, mientras camina por el borde de la alambrada, ve la ropa de Bruno e imagina lo peor: el pequeño murió en las cámaras de gas.

Desconcertado, el padre se desvanece.

Analizando El niño con el pijama a rayas

Pese a que los personajes son niños y eso puede hacernos creer que su lectura está orientada a un público infantil, nada más lejos de la realidad. El niño con el pijama a rayas nos muestra una cruda historia que ojalá hubiese quedado solo en la ficción. El Holocausto es representado de manera tan sutil, pero a la vez tan simbólica, que podemos ver cómo trajo miseria y destrucción para todo un grupo humano.

La obra se enfoca en realizar una crítica puntual a dicho accionar. Después de todo, los embates de la guerra y el racismo atrapan hasta a la inocencia de los niños que nada tienen que ver y que, en su pureza, no se reconocen diferentes entre sí. Esto lo vemos claramente en Bruno y Shmuel, dos pequeños que se hicieron amigos sin importar la distinción de sus orígenes.

Así, de nuestra parte te invitamos a leer esta obra. Cada página es un retrato vívido de lo que desgraciadamente fue una masacre justificada en ideas anacrónicas y absurdas. Si de algo nos debe servir esta historia, es para saber lo que, como humanidad, no debemos repetir.

Frases

“Tú eres mi mejor amigo -dijo-. Mi mejor amigo para toda la vida. ¿A quién se le ocurriría construir un sitio tan horrible?”

“¿A quién se le ocurriría construir un sitio tan horrible?”

“Hay cosas que sencillamente están ahí, sin molestar a nadie, esperando a que las descubran”.

“Sólo digo lo que siento. Eso no está prohibido, ¿No?”