El sí de las niñas

Autor: Leandro Fernández de Moratín

Fecha publicación: 24 de Enero 1806

Género: Obra teatral / Comedia en prosa

El sí de las niñas es una obra teatral escrita por el comediógrafo español Leandro Fernández de Moratín. Esta obra se enmarca dentro de las características más resaltantes de su teatro como la sencillez, el ingenio, la ironía y la intención didáctica. De ahí el tema del orden moral, en especial la libertad de elección en el matrimonio y la igualdad de los cónyuges. Quédate con nosotros y conoce un poco más de este clásico de la literatura española.

Resumen y sinopsis

La historia de El sí de las niñas se divide en tres actos (cada uno cumple con las funciones de presentación, nudo y desenlace). Presenta a doña Francisca, una muchacha de dieciséis años, sacada de un convento de Guadalajara para casarse con don Diego, un anciano de cincuenta y nueve años.

Doña Irene y su hija se encuentran con don Diego y conversan sobre la boda. La jovencita, que ama a escondidas al militar don Carlos, acepta el designio de su madre por respeto. Sin embargo, hasta la posada llega el oficial, pues recibió una carta de su amada.

El romance de los jóvenes es descubierto por don Diego. Este decide sacrificar su amor y avala la unión de su sobrino y doña Francisca. La madre también termina aceptando el matrimonio. Estas acciones demuestran el predominio de la razón sobre los sentimientos, característica del Neoclasicismo.

Resumen de El sí de las niñas

Lo primero que debes saber es que esta comedia escrita en prosa y de un lenguaje sencillo, mantiene un riguroso respeto a las normas tradicionales de la literatura clásica como las unidades aristotélicas (acción, tiempo y espacio).

Está dividida en tres actos. Cada uno presenta nueve, dieciséis y trece escenas respectivamente. Critica la imposición de los padres, en donde los hijos no tienen lugar a réplica y, en especial las niñas, que a toda decisión de sus progenitores tienen que decir sí (de ahí el título de la obra).

Presenta un enredo de situaciones y para mayor complejidad en la intriga se esconde la identidad del prometido de doña Francisca. Es una obra que pone en evidencia los vicios y errores de la sociedad.

Primer acto

Escena I

Don Diego, adinerado de cincuenta y nueve años, y que pretende casarse con doña Francisca, conversa con su criado Simón acerca de lo bella que es la muchacha. Además, sostiene que su sobrino don Carlos es muy inmaduro para que sea él quien se case.

Escena II

Doña Irene, madre de doña Francisca, quiere casar a su hija con don Diego porque es rico; sin embargo, la hija de dieciséis años no desea el matrimonio.

Escena III

Doña Irene y don Diego conversan y ella le comenta lo servicial que es su hija. Doña Francisca, impaciente, se retira.

Escena IV

Don Diego y doña Irene siguen conversando. Así, don Diego le dice que le agradaría que su futura esposa se mostrara más entusiasmada con el matrimonio; entonces, doña Irene le miente y le asegura que su hija sí está feliz con la boda.

Escena V

Don Diego y doña Irene acuerdan salir a pasear y conversan sobre la posibilidad del matrimonio.

Escena VI

Doña Irene da órdenes a Rita. Aquella se encuentra más que emocionada con la próxima boda.

Escena VII

Calamocha, criado de don Carlos, entra a la posada y oye cantar a Rita.

Escena VIII

Rita le cuenta a Calamocha que doña Francisca llora todas las noches por su matrimonio forzado.

Escena IX

Doña Francisca sale de su habitación y es consolada por Rita. Le comenta que su madre se molestó porque no trató cariñosamente a don Diego. Rita le cuenta que no debe afligirse ya que don Carlos ha venido a buscarla.

Segundo acto

Escena I

Doña Francisca hace un monólogo sobre lo complicado que es el amor.

Escena II

Doña Irene vuelve a llamarle la atención a su hija por no apreciar la oportunidad de casarse con un hombre rico.

Escena III

Doña Irene le da una carta a Rita para que la entregue a Simón y este lo deposite.

Escena IV

Doña Irene alaba a don Diego e intuye que su hija trama algo; por ello, le dice que no le conviene desobedecerla pues le irá mal.

Escena V

Don Diego conversa con doña Irene y doña Francisca. Se esfuerza por descubrir si su futura esposa en verdad desea casarse con él ya que no piensa obligarla a hacer algo que no desea. Sin embargo, doña Irene se entromete afirmando que su hija no sabe nada de la vida y le debe obediencia. Doña Francisca no se atreve a contradecir a su madre.

Escena VI

Rita le avisa a doña Francisca que don Carlos llegó a la posada y quiere hablar con ella.

Escena VII

Doña Francisca y don Carlos se encuentran. Ella le comenta sobre su matrimonio y él le dice que la ama y hará todo lo posible para impedir la boda. Doña Francisca llora al no saber qué hacer.

Escena VIII

Don Carlos se retira para no levantar sospechas y le dice a doña Francisca que se enfrentará con el que quiere desposarla.

Escena IX

Don Carlos, sin saber que su rival de amores es su tío don Diego, maldice al futuro esposo de su amada y piensa cómo impedir la boda. Calamocha va donde don Carlos y llega Rita con alimentos para ellos. En ese momento aparece Simón y piensan qué decirle para que no sospeche.

Escena X

Simón conversa con don Carlos y Calamocha.

Escena XI

Don Diego descubre con enojo que su sobrino don Carlos se encuentra en la posada. Se sorprende de que lo hayan dejado salir de la milicia. Disgustado le pregunta si sucedió alguna desgracia.

Escena XII

Don Diego le dice a su sobrino que lo quiere y lo perdona. Le entrega dinero para el camino. Don Carlos se siente avergonzado y disgustado por desilusionar a su tío; también por tener que marcharse y abandonar a doña Francisca.

Escena XIII

Se nos dice que Don Diego se siente orgulloso por el respeto que le tiene su sobrino.

Escena XIV

Doña Francisca le comenta a Rita lo afortunada que es al tener el amor de don Carlos.

Escena XV

Simón le informa a doña Francisca que los ruidos que se escuchaban eran de un militar y su criado que se marcharon de la posada.

Escena XVI

Doña Francisca se entristece al descubrir que las personas de las que habla Simón eran don Carlos y su criado. Luego, llega Rita y la consuela.

Tercer acto

Escena I

Don Diego se pone a conversar con Simón. Luego de un tiempo escuchan la melodía de un hombre que le cantaba a su amada. Se retiran y escuchan cómo doña Francisca y Rita se asoman por la ventana.

Escena II

Doña Francisca y Rita descubren que el autor de la melodía es don Carlos. Simón también se acerca a la ventana del pasillo, pero no descubre quién es porque estaba muy oscuro. Don Carlos lanza una carta por la ventana para su amada quien debido a la oscuridad no puede encontrarla; entonces, promete buscarla durante el día y se van a acostar.

Escena III

Don Diego y su criado se sorprenden al descubrir que doña Francisca tiene un amante. Buscan la carta y la encuentran.

Escena IV

Don Diego se muestra indignado y piensa que la causa de la aparición del amante pueden ser sus exigencias o la represión de doña Irene hacia su hija.

Escena V

Rita regresa al pasillo a buscar la carta de don Carlos. Llega Simón y la sorprende. Don Diego le pregunta qué está buscando y Rita inventa una excusa.

Escena VI

Rita le cuenta a doña Francisca que se encontró con don Diego y su criado. Entonces, la hija de doña Irene se da cuenta que ellos tienen la carta ya que estaban presentes cuando se asomaron por la ventana. Se lamenta de su desdicha pues cree que don Carlos se marchó porque no tenía ganas de luchar por ella.

Escena VII

Don Diego ordena a Simón que busque a su sobrino. Se aproxima el mayor clímax de la obra.

Escena VIII

Don Diego conversa con doña Francisca. Le recuerda que la quiere mucho y le pregunta si realmente desea casarse con él y si tiene otro pretendiente. Doña Francisca le contesta que no importa lo que sienta, pues de todas formas se casará con él para que su madre sea feliz. Don Diego le dice que la entiende y que puede contar con él como un amigo. Doña Francisca se siente agradecida y se despide.

Escena IX

Simón le informa a don Diego que alcanzó a su sobrino don Carlos.

Escena X

Don Diego confronta a su sobrino. Le muestra la carta que él le había dado a doña Francisca y le pide una explicación. Don Carlos le cuenta que conoció a su amada en Guadalajara y que apenas se vieron se enamoraron. Luego, agrega que estando lejos en una batalla se enteró que su madre quería casarla; entonces, acordándose de su promesa de casarse con ella, partió rumbo a la posada donde se encontraban.

También le dice que, aunque se case con doña Francisca jamás tendrá su amor. Don Diego se ofende, pero su sobrino le dice que su intención no es dañarlo y lo demuestra alejándose de su amada. En ese momento, doña Irene se aproxima a la habitación y don Diego esconde a don Carlos en la habitación contigua.

Escena XI

Doña Irene entra a la habitación y don Diego la invita a sentarse. Le dice que su hija no está enamorada de él. Doña Irene, creyendo que ya no la quiere y busca pretextos para dejarla, llora y se lamenta. Don Diego le pide que no lo juzgue y le cuenta que doña Francisca tiene un amante y que se habían prometido casarse. Le entrega la carta de don Carlos y doña Irene llama a gritos a su hija.

Escena XII

Llegan doña Francisca y Rita a la habitación. Doña Irene les muestra la carta y pregunta qué está pasando. Doña Francisca acepta que está enamorada de don Carlos. Doña Irene intenta golpearla, pero Rita y don Diego lo impiden.

Escena XIII

Don Carlos, al ver que doña Irene pretende golpear a su hija, sale de la habitación y abraza a su amada para protegerla. Don Diego le dice a doña Irene que aquel es el amor de su hija y que los perdona para que puedan vivir juntos. Además, reprime a doña Irene por no dejar que su hija decida por sí misma. Esta, al comprender que los jóvenes se aman, decide dejar que se casen y les da su bendición. Finalmente, don Diego acepta que esa fue su última oportunidad de matrimonio, pero es feliz de haber juntado a una bonita pareja.

Análisis de El sí de las niñas

El sí de las niñas nos muestra que la hipocresía de la educación moral, sobre todo la de colegios religiosos, es algo que se debe desterrar. Esta problemática tiene sus raíces en la ambición de los padres, quienes no buscan la felicidad de los hijos, sino simplemente la estabilidad económica.

Lo obra invita al debate en torno a la unión entre hombres mayores y jovencitas, apelando a la noción de experiencia. Además, por un lado, presenta lo beneficioso de la conducta racional y mesurada, y por el otro, el noble sentimiento del amor.

La crítica a la coerción de las ideas y sentimientos no deja de lado a la Iglesia que crea una actitud sumisa en los jóvenes. Este juicio tiene relevancia en el triunfo del amor juvenil frente a la actitud represiva de los mayores.

Esta obra teatral presenta una historia cuyo descubrimiento te hará reflexionar. Te invitamos a leerla para deleitarte con el mensaje que implica el comportamiento y la importancia de los sentimientos o la razón acerca del matrimonio.

Frases 

“En todos los estados se sirve a Dios, pero el complacer a su madre, asistirla, acompañarla y ser el consuelo de sus trabajos, esa es la primera obligación de una hija obediente”.

“Haré lo que mi madre me manda, y me casaré con usted”.

“Ve aquí los frutos de la educación. Esto es criar bien a una niña”.

“Esto resulta del abuso de autoridad, de la opresión que la juventud padece; estas son las seguridades que dan los padres y los tutores, y esto lo que se debe fiar en el sí de las niñas”.

“Si sus padres viven, si son felices, yo he sido la causa”.