El último hombre

Autor: Mary Shelley

Fecha publicación: 1826

Género: Novela / Ciencia ficción / futurista y post-apocalíptica

El último hombre es una novela de ciencia ficción que toma como escenario un mundo futurista destruido por una plaga.

Esta novela no fue bien recibida por la crítica de su tiempo y estuvo en el olvido hasta la década del 60 cuando un grupo de historiadores sacó a relucir la novela escrita por Mary Shelley.

La novela, que sitúa al lector en los sucesos ocurridos entre el año 2070 y 2100, ha sido interpretada como una reacción al Romanticismo y como una crítica a los pequeños grupos elitistas que pese a sus elevados ideales no pueden escapar del terrible destino.

Resumen y sinopsis

La primera novela de tema apocalíptico o post apocalíptico de Mary Shelley publicada en 1826 que narra la una sociedad del siglo XXI devastada por una terrible plaga.

A través del único sobreviviente de la enfermedad, Lionel Verney, el lector es situado en los últimos años de la raza humana, cuyo fin ya había sido profetizado unos años antes. Es Verney el encargado de dar cuenta de que la profecía sí se ha cumplido, así como de contar al lector cuáles fueron los sucesos que llevaron a la humanidad a desaparecer.

Se trata de una metáfora de los efectos que causan los idealismos políticos cuando son excesivos.

Sobre la autora

La escritora británica Mary Shelley nacida en Londres el 30 de agosto de 1797 es recordada como la creadora del libro que dio inicio al género de ciencia ficción. A pesar del paso del tiempo sigue siendo uno de los relatos de horror más impactantes de todos los tiempos, Frankenstein o el moderno Prometeo.

Aunque es mundialmente conocida por Frankenstein cuenta con otras obras: cuatro novelas y varios libros de viajes, relatos y poesía. Entre las que más destacan está El último hombre publicada en 1826 y considerada su mejor producción.

En la obra se aprecia claramente la influencia de Cousin de Graninville y de Lord Byron.

Mery Shelley, una de las más importantes escritoras de su época, murió en Londres el 1 de febrero de 1851, debido a un tumor cerebral. Sus restos descansan junto a sus padres en el cementerio de St. Peter, Bournemouth, tal como solicitó.

Resumen de El último hombre

Las páginas de la novela te llevarán justo a la década de los 70 a finales del siglo XXI. Te situará en una Inglaterra que se encuentra en medio del proceso de abolición de la monarquía y que está deseosa de dar inicio a la república.

El hijo del rey, Adrián, que ahora es conde, acepta los cambios que están sucediendo, pero su madre no. Él se traslada al campo, lugar en el que conoce a Lionel Verney, el hijo de un noble que fue criado lejos de la sociedad. Ambos unirán lazos y tendrán una amistad que transcurre en un plácido ambiente pastoril.

A la relación de amistad entre Verney y el hijo del noble se unirá el militar Lord Raymond, que después de un tiempo se casará con la hermana de Lionel, Perdita.

Más tarde, la feliz vida que llevan alejados de la ciudad se verá enturbiada cuando Raymond y Perdita comiencen a tener problemas de pareja y él se vea en la necesidad de volver a la vida militar, donde perderá la vida.

Mientras todo esto pasa, una terrible y muy contagiosa enfermedad azota el continente asiático y llega hasta Occidente. Esta situación ubica al mundo en un contexto casi apocalíptico. La humanidad tendrá que luchar durante siete años contra una epidemia para la que no hay cura. Al final este enemigo invisible mermará la población mundial.

Volumen 1

La primera parte de la novela se centra en la situación de Lionel, quien después de haber caído en desgracia, envía una carta a su amigo para que vele por sus hijos.

Pero, al no recibir respuesta, deja que sus hijos sean criados lejos de las reglas de la sociedad civilizada y él opta por convertirse en un cazador.

Sin embargo, años después, al ocurrir la muerte del rey, el príncipe Adrián, que no quiso asumir el reinado, se muda a Cumberland e iniciará una amistad con Lionel. Antes le explicará por qué nunca recibió la ayuda que años atrás solicitó al rey.

Mientras estos dos hombres se encuentran en Cumberland, a Inglaterra llega Lord Raymond, quien se encontraba en la guerra y ahora se casará con Perdita.

Después de una serie de sucesos, Raymond será nombrado protector de Inglaterra, pero algunos acontecimientos llevarán a Perdita a solicitarle el divorcio y este se tras dárselo, se irá nuevamente a la guerra.

Volumen 2

En esta parte del libro se narra el encuentro entre Lionel y Raymond, quienes juntos batallan por Inglaterra.

También se describe la muerte de Raymond, quien tras querer llevar a su ejército a una misión suicida, fallece en Atenas. Tras lo ocurrido Perdita clama por permanecer junto a la tumba de quien fuera su esposo, pero Lionel decide enviarla de vuelta a Inglaterra. Ella finalmente encontrará alivio en el suicidio, pues camino a Inglaterra toma la siniestra decisión.

A la par de estos sucesos una plaga aparece y azota a la humanidad. La situación se pone aún más crítica cuando todos los supervivientes deciden irse a Inglaterra, lo que genera sobrepoblación y un gran caos.

Volumen 3

En la última parte del libro, se relata todo lo que hicieron los pocos supervivientes de la peste para escapar a lugares con climas que no permitieran el avance de la enfermedad.

Además, el lector conocerá que Lionel siempre fue inmune a la plaga, pues este es infectado por un moribundo y, sin embargo, no le pasa nada.

Al final, solo cuatro personajes sobreviven a la terrible enfermedad: Lionel, Adrián, Clara y Evelyn, pero estos con el tiempo irán muriendo y solo quedará con vida Lionel, quien decide recorrer las costas del Mediterráneo en busca de otros supervivientes.

Frases

“La peste va segando a todos, está siempre presente, como una máscara de la muerte que luego será roja”.

“El mundo, lo que quede del mundo, será menos triste, menos ingrato en donde haya una biblioteca a la que ingrese este náufrago del mundo”.

“Si, por azar, algún asiático infectado llegara a nosotros, la plaga moriría con él, incomunicada, inocua”.

“Lloremos por nuestros hermanos, pero sepamos que su desgracia jamás se abatirá sobre nosotros”.