Historia de una escalera

Autor: Antonio Buero Vallejo

Fecha publicación: 14 de Octubre de 1949

Género: Teatro / Drama

En Historia de una escalera, el autor, Antonio Buero Vallejo, expone las vidas de tres generaciones de una misma familia que ven transcurrir sus días en el mismo lugar. Esto es usado por el autor para visibilizar los problemas que agobiaban a la sociedad española de principios del siglo XX. La escalera será utilizada como símbolo de lo que el paso del tiempo hace en los personajes.

Resumen y sinopsis

Escrita por el dramaturgo español y ganador del Premio Lope de Vega y Premio Cervantes, Antonio Buero Vallejo, Historia de una escalera es un texto dramático que analiza a la sociedad española desde lo más profundo de sus frustraciones y desencantos.

A medida que avanza el texto se narra cómo el desencanto da paso a la queja y al rencor, sobre todo cuando por fin hay alguien que decide sobresalir y seguir adelante.

Como lector tendrás que hacer un recorrido por los tres actos que componen el texto, así como por las diferentes acciones que dan lugar a este drama, las cuales, en su mayoría, transcurren en una escalera. Este lugar es utilizado como símbolo de lo imperturbable, algo que pese al paso del tiempo se mantiene como el único vínculo entre quienes habitan la vecindad.

Sobre el autor 

Antonio Buero Vallejo, nacido en España el año 1916, fue un reconocido dramaturgo y pintor, cuya obra Historia de una escalera (1949) fue premiada con el Premio Lope de Vega y con el aplauso del público.

Si bien Historia de una escalera es una de las obras más conocidas de este autor.

Buero tuvo una prolífica carrera como dramaturgo. Fueron 50 años dedicado al teatro e impactando a la sociedad con su estética y capacidad de crítica social. Estas características lo convirtieron en el dramaturgo español más importante de la segunda mitad del siglo XX, al punto que no hubo otro escritor de teatro galardonado con el Premio Cervantes ni con el Nacional de las Letras Españolas.

Antonio Buero Vallejo murió el 29 de abril de 2000, pero dejó a las futuras generaciones obras que recuerdan que el teatro es un espacio para el despertar de la conciencia colectiva.

Partes en las que se divide el libro

Primer acto

En este primer acto tendrás la oportunidad de conocer y entender cómo es la vida de cada uno de los personajes. Cuáles son limitaciones y problemas económicos. Pero también es el momento en el que muchos personajes ven en el amor una manera de sobrellevar la vida en la vecindad, aunque a veces las relaciones amorosas solo les traen más problemas que alivios.

El primer acto inicia con un cobrador de luz que sube las escaleras y toca las puertas para entregar los recibos de luz. En seguida los vecinos comienzan a quejarse del alto costo del servicio. Algunos finalmente pagan lo que les corresponde, otros se disculpan por no tener dinero y piden al cobrador que regrese después, pero este protesta porque está harto de que le salgan siempre con lo mismo.

Tras lo ocurrido con el cobrador toma relevancia en la escena un señor llamado Manuel, cuya hija  se ve interesada en el hijo de la señora Asunción, Fernando.

Se nos cuenta que Fernando es un joven trabajador al que el sueldo no le alcanza para nada. Además es alguien con muchos sueños y proyectos. El señor Manuel se da cuenta de que su hija Elvira está enamorada de Fernando y que además piensa que este algún día llegará lejos. El padre opina diferente, pero Elvira insiste en que Fernando será exitoso.

Por otro lado, dos personajes, Trini y Paca, aparecen conversando sobre lo costosa que es la luz y también sobre la incapacidad de doña Asunción para pagar el recibo de luz, razón por la cual lo tuvo que pagar don Manuel. Las mujeres van criticando a todo el mundo, al punto que también aprovechan para hablar un rato de Cristina y del interés que esta tiene por Fernando.

Tras la conversación entre las dos vecinas aparece nuevamente Fernando y la mamá le cuenta que, a falta de dinero, don Manuel tuvo que pagar la luz. Esta situación le resulta desagradable a Fernando y enojado entra a la casa y cierra la puerta de un golpe.

Tras el episodio entre Fernando y su madre, aparece vestido con un traje azul el joven Urbano, quien invita a Fernando un cigarrillo. Fernando y él comienzan a hablar con este sobre su situación económica; se queja de vida miserable, pero, sin embargo, también le dice que sabe que algún día va a salir adelante y va a lograr todo lo que desea.

Urbano, por su parte, se ríe, pues Fernando siempre le dice lo mismo. Seguidamente, le habla de la última huelga que hubo en la fábrica en la que trabaja y le dice, convencido, que la clave para la transformación social está en la solidaridad obrera.

Cada uno tiene una manera distinta de pensar en el futuro, pero en lo que sí coinciden ambos es en el miedo que sienten por el futuro. Les agobia que pase el tiempo y que no puedan concretar las cosas que desean. Solo hay algo que cree que sí pueden hacer en el presente y es enamorarse en serio. Por ello, Urbano insta a Fernando a ir tras Carmina. Él sabe que su amigo está enamorado de ella, aunque este lo niega.

Tras la conversación entre Urbano y Fernando comienzan a llegar otros personajes, uno a uno va apareciendo solo para seguir mostrando que vivir en la vecindad puede ser realmente difícil.

Es así como aparece la hermana de Rosa, quien está molesta con Urbano, y Pepe, el hermano de Carmina, ambos están en complicidad y con sus actitudes solo quieren molestar a Paco. Lo que genera una pelea entre este y Pepe. Fernando interviene y logra que Pepe se retire del lugar, pero antes le dice que si lo vuelve a ver con Rosa, lo tirará por la escalera.

Después del episodio anterior siguen apareciendo personajes, pero el momento más importante es cuando entran  a la vecindad nuevamente Elvira y su padre. Esta insiste en llamar la atención de Fernando como sea y cree que el dinero de su padre tarde o temprano servirá para que el joven esté con ella.

Segundo acto

En el segundo acto se nos dice que han pasado diez años. Sin embargo, todo parece estar igual en la infraestructura de la vecindad, pero no pasa lo mismo con sus habitantes, estos han vivido cambios realmente significativos.

Pasa que muchos inquilinos ya no están más, pues murieron, pero sus hijos siguen en el mismo lugar, algunos hasta familia tienen.

Pero si hay algo que no ha cambiado en la vecindad son los rencores y resentimiento. De hecho, hay personajes que se muestran más frustrados que hace diez años.

Si bien, la escalera sigue siendo la misma, se nota que se hicieron algunos intentos por remodelarla. También se ve que algunos personajes ya han envejecido y cambiado, ahora también se quejan de la vejez.

Todos están viejos y deben soportar sus frustraciones y las de sus hijos. Un grupo de jóvenes que quiere algo más que la vida que tienen en la vecindad.

Tercer acto

En la última parte del texto, el tercer acto, ni la escalera ni los personajes son los mismos, algunos ya son unos ancianos y otros ya fallecieron.

Los personajes nuevos deben lidiar con la indiferencia de los antiguos inquilinos. Estos saben que tal indiferencia se debe a la condición social que tienen.

Las discusiones son pan de cada día. Continúan los conflictos amorosos, pero lo que más molesta es que todos pasaron sus vidas sumidos en la más profunda de las frustraciones.

Contexto en el que se desarrolla el texto

Historia de una escalera cuenta la historia de familias que viven en la España de la posguerra, tras la caída del franquismo. Es una narración que nos sitúa en el medio de una sociedad derrotada y que vive las devastadoras consecuencias de la guerra.

Análisis de Historia de una escalera

Se trata de una representación teatral que tiene como centro las escaleras de un edificio, lugar en el que los vecinos se encuentran y conversan sobre sus carencias, sobre todo, las económicas. Todos los vecinos parecen vivir de la peor manera menos Elvira y su padre.

Si bien las carencias económicas son las que más saltan a la vista o las más mencionadas por los inquilinos, hay otro punto que se resalta en el texto: el amor no correspondido y las artimañas que los personajes usan para conseguir la atención de la persona deseada.

El texto está dividido en tres actos. En el primero, se presenta a los personajes y sus aspiraciones. En el segundo, se evidencia la frustración que algunos de los personajes sienten por, entre otras razones, no haberse casado con la persona que realmente querían y en el tercero, los hijos de estos, quienes están destinados a repetir la historia de sus padres.

Frases

“Si tu cariño no me falta, emprenderé muchas cosas”.

“Es muy agradable comprobar que a uno se le recuerda todavía”.

“No tengas prisa…Hay tanto que hablar que…También el silencio es necesario”.

“Te quiero con tu tristeza y tu angustia; para sufrir contigo y no para llevarte a ningún falso reino de la alegría]”.