La cruz del Diablo

Autor: Gustavo Adolfo Bécquer

Fecha publicación: 1860

Género: Leyenda / Terror

Para escribir La cruz del diablo, Gustavo Adolfo Bécquer se basa en una leyenda que cuenta la historia de un hombre muy malo que hizo un pacto con el diablo. Su motivación es que quiere seguir en la tierra aún después de muerto, pero las personas del pueblo finalmente logran derrotarlo y recuperar la paz que siempre habían tenido. Hoy te traemos un resumen de esta fascinante historia. Lee con nosotros el resumen que preparamos.

Resumen y sinopsis

Tras una serie de horribles pesadillas, un novelista inglés decide ir a España para visitar a su hermana, pero se encuentra con que esta ha sido asesinada y no hay una explicación clara. Los policías no saben qué fue lo que le sucedió realmente y las pistas halladas no son suficientes para determinar nada claro. Por tal razón, el novelista decide investigar por su cuenta, lo que le llevará a toparse con varias leyendas del lugar, entre ellas con la leyenda de La cruz del Diablo.

De esta manera nos adentraremos en la historia de un malvado hombre, que aún después de muerto sigue haciendo daño a los habitantes del pueblo en el que vivió. Sin embargo, esto será hasta que las personas logren derrotarlo y así poder recuperar la paz perdida hacía mucho tiempo por culpa del terrible señor feudal.

Sobre el autor: Gustavo Adolfo Bécquer

El célebre autor español Gustavo Adolfo Bécquer nació en Sevilla el 17 de febrero de 1836. Fue un reconocido poeta y narrador español inscrito en el Romanticismo y también, por ser un romántico tardío, se lo conoce como posromántico.

Entre las obras más destacadas del autor figuran: Historias de los templos de España, Cartas literarias a una mujer, Cartas desde mi celda, Libro de los gorriones y sus Obras completas.

Gustavo Adolfo Bécquer murió el 23 de septiembre de 1870. Tras su muerte, sus rimas y poesías fueron publicadas por sus amigos. En ellas, además de destacar el tema del amor no correspondido por diversas musas, Bécquer también hace referencia a leyendas medievales o tradiciones españolas. Muchas de ellas se ambientan en castillos o rememoran eventos históricos trascendentales.

Resumen de La cruz del Diablo

Esta obra inicia con la historia de un señor feudal a quien todos en el pueblo conocían y consideraban una persona desagradable y muy mala. Este hombre generaba que todas las personas del pueblo vivieran con miedo. Resulta que un día, el temido hombre decidió unirse a un grupo de religiosos que tenían previsto realizar una expedición a la tumba de Jesucristo. Fue así que este personaje decidió irse con ellos, pero antes vendió todas sus tierras y demás bienes. Su partida fue celebrada por todos los habitantes del pueblo, pero nadie imaginó que regresaría tras la expedición.

Una vez en el pueblo, todos los habitantes se llenaron de miedo otra vez, porque sabían que la paz reinante se terminaría con su llegada, pues el señor feudal regresó para reclamar las pertenencias vendidas. Sin embargo, ahora las personas ya estaban demasiado cansadas de sus abusos e iniciaron una disputa con el señor feudal, la cual ganó este último. Saberlo ganador generó mucha rabia entre los habitantes del pueblo, por ello decidieron atacar durante la noche y así vengar todo el daño que este les había hecho. Todo el pueblo fue hasta el castillo del señor feudal y con armas en mano iniciaron una gran batalla. Hombres y mujeres entraron por la fuerza y mataron tanto al hombre como a sus sirvientes.

Después de aquella noche, el pueblo recobró nuevamente la paz y ahora todo parecía estar bien. Así fue hasta que una noche, en el antiguo y abandonado castillo del señor feudal, se encendieron unas luces que se podían ver desde todas partes del pueblo, lo que llamó la atención de todos.

A partir de ese día, los animales aparecían muertos, otros eran robados y algunos hombres muertos, sin explicación aparente. Las personas del pueblo comenzaron a pensar que se trataba de un grupo de maleantes que estaban viviendo en el castillo abandonado y que utilizaban las armas que encontraron en el lugar para cometer sus crímenes. Sin embargo, lo que ocurría en realidad los aterraría aún más de lo que pudiesen haber imaginado.

Las muertes fueron aumentando en el pueblo, pero un día por fin atraparon a uno de los integrantes de la temida banda y le obligaron a decir el nombre del cabecilla. El muchacho explicó que eran un grupo de maleantes y que habían decidido tomar el castillo como refugio. Además, les explicó que una vez instalados en el castillo llegó un hombre vestido con una armadura muy fuerte y ellos lo nombraron su líder. Como vieron que este era un hombre realmente cruel e insensible, consideraron que era la mejor decisión.

Igualmente, les explicó que no sabían quién era, ya que era de hablar poco, tampoco comía y habían notado que ninguna espada podía atravesarlo. A aquel hombre, al parecer, lo único que le importaba era matar. Cuando las personas escucharon todo lo que dijo el joven, decidieron pedir ayuda a un ermitaño sobre qué hacer y poder evitar más muertes. El ermitaño les recomendó que hicieran una oración, la misma que muchos años atrás san Bartolomé había rezado con el deseo de vencer al Diablo.

Al pasar los días, los habitantes del pueblo se encontraron con el temido y misterioso hombre de la fuerte armadura. Todos unieron fuerzas para amarrarlo de manos y pies, y cuando intentaron saber quién era el terrible hombre, le arrancaron la visera. Para sorpresa de todos, la armadura se encontraba vacía y apenas la quitaron aquella se rompió en pedazos. Los pobladores quedaron atónitos y decidieron ir otra vez hasta donde estaba el ermitaño para contarle lo sucedido. Este les dijo que encerraran la armadura y lo hicieron, pero a las pocas horas el alcalde del pueblo les confesó que la armadura se había escapado. Otra vez la pudieron atrapar, pero se escapaba una y otra vez hasta que entendieron que estaban luchando contra el espíritu malévolo del señor feudal. Aquella alma había vuelto de la muerte para continuar atormentando a los pobladores.

En ese caso, al alcalde del pueblo no le quedó más opción que recomendarles a todos que fundieran la armadura y que con ella hicieran una cruz. Además, les pidió que una vez la cruz estuviera lista la llevaran al medio de la montaña y la pusieran en ese lugar. Todo esto debían hacerlo con la finalidad de evitar que la armadura volviera a cobrar vida.

Todos en el pueblo hicieron caso a la recomendación hecha por el alcalde: fundieron la armadura y con lo resultante de la fundición hicieron una cruz. Las acciones de hombres y mujeres del pueblo permitieron que volviera la tan anhelada paz y tranquilidad al lugar. Sin embargo, aquella cruz, debido a todo lo que sucedió en torno a ella, fue llamada la cruz del Diablo. Eso es lo cuenta la leyenda, recopilada por el autor y que aún se conserva hasta nuestros días. Gracias a ella, podemos entender mucho del pensamiento español de finales de la época medieval.

Frases

“¿Se burla usted?… ¿Cree acaso que esa es una cruz santa como la del porche de nuestra iglesia?”.

“¡La cruz del diablo! -repetí cediendo a sus instancias, sin darme cuenta a mí mismo del involuntario temor que comenzó a apoderarse de mi espíritu, y que me rechazaba como una fuerza desconocida de aquel lugar;- ¡la cruz del diablo!”.

“Aquello no era pelear para vivir; era vivir para pelear.”.

“Pero el diablo, que a lo que parece no se encontraba satisfecho de su obra, sin duda con el permiso de Dios y a fin de hacer purgar a la comarca algunas culpas, volvió a tomar cartas en el asunto”.