Los cuatro acuerdos

Autor:¬†Miguel √Āngel Ruiz Mac√≠as

Fecha publicación: 1997

Género: Libro de Autoayuda

Los cuatro acuerdos es una gu√≠a para la libertad personal escrita por el mexicano Miguel √Āngel Ruiz Mac√≠as. Su composici√≥n responde al deseo del autor por compartir las ense√Īanzas de los antiguos toltecas, por lo que emplea tal sabidur√≠a en temas como la autovaloraci√≥n, la autoestima, la libertad y la superaci√≥n. En este art√≠culo te traemos un resumen sobre este manual de vida para alcanzar la verdadera felicidad.

Resumen y sinopsis

El texto aborda temas claves en la vida del hombre a partir de las ense√Īanzas de los toltecas. Introduce conceptos como el sue√Īo del planeta, la domesticaci√≥n, los acuerdos, el par√°sito de la mente, entre otros. Dichos conceptos van a ser la base de la exposici√≥n y argumentaci√≥n, a partir de las cuales el autor busca presentar cuatro acuerdos b√°sicos que deben adoptarse para ser libres.

Son cuatro acuerdos b√°sicos: s√© impecable con tus palabras, no te tomes nada personalmente, no hagas suposiciones y haz siempre lo m√°ximo que puedas. Los dos √ļltimos cap√≠tulos van a complementarlos, ya que se afirma que romper con los viejos acuerdos es el camino a seguir. El sufrimiento y la felicidad es una opci√≥n, es decisi√≥n de cada uno elegir uno u otro.

Resumen de Los cuatro acuerdos

Su subtítulo es un aspecto clave que nos permite comprender la inspiración y objetivo que persigue: Un libro de la sabiduría tolteca. Por ello, al inicio de sus páginas se dedican unas líneas a la presentación de esta antigua cultura al lector; las cuales se complementan con la introducción.

La obra se encuentra dividida en 7 capítulos. El primero sirve de marco para los siguientes; ya que presenta algunos conceptos claves de la exposición del autor. De los capítulos 2 al 5 se abordan los cuatro acuerdos, los cuales forman un todo reflexivo con los capítulos 6 y 7. El libro se cierra con un segmento de oraciones para alcanzar la comunión con el creador del universo.

I: La domesticaci√≥n y el sue√Īo del planeta

El texto comienza afirm√°ndonos que estamos en un sue√Īo. Ya que la funci√≥n principal de la mente es so√Īar, nuestro cerebro sue√Īa cuando duerme y cuando est√° despierto. Incluso se nos se√Īala que existe un sue√Īo de la sociedad, el cual incluye reglas, leyes, religiones, culturas, gobiernos, creencias, celebraciones, etc.

Todos estamos incluidos en este sue√Īo, pues nos lo inculcaron nuestros padres, la religi√≥n y la escuela. Sentimos temor de atrevernos a vivir, de expresar nuestra verdadera naturaleza. Nos hemos esforzado tanto en vivir como lo han querido los dem√°s, porque as√≠ debe ser, porque queremos encajar, y este es el resultado: nos han domesticado.

Hacemos acuerdos con todo el mundo, pero los m√°s importantes son los que hacemos con nosotros. Mediante ellos nos hemos dicho qui√©nes somos, qu√© sentimos, cu√°l debe ser nuestro comportamiento, qu√© podemos hacer y qu√© no. Esta importancia implica darnos cuenta que, si hay errores en estas directrices y el sue√Īo de nuestras vidas no nos complace, debemos cambiarlos.

II: El primer acuerdo

‚ÄúS√© impecable con tus palabras‚ÄĚ. Las palabras tienen un enorme poder, por lo que pueden ser utilizadas para hacer el bien o para hacer el mal. Por ello, no debemos utilizarlas contra nosotros mismos.

Cuando insultamos nos da√Īamos porque el rencor del otro se vuelve contra nosotros. Asimismo, los chismes son considerados como hechizos, son veneno, pues constituyen una forma de sentirnos bien haciendo sentir mal a los dem√°s.

Sin embargo, lo m√°s importante es decirnos cosas positivas, evitar mirarnos y ser pesimistas, criticarnos por nuestro peso, edad, aspecto f√≠sico, etc. Si cambiamos todo ello, si nos decimos cu√°nto nos amamos, que somos fant√°sticos, que podemos vencer los problemas, podremos encontrar esa magia para romper con los acuerdos que nos hagan da√Īo.

III: El segundo acuerdo

‚ÄúNo te tomes nada personalmente‚ÄĚ. Del primer acuerdo surgen los otros tres. Cuando una persona nos ofende, realmente lo hace consigo misma. Buscan transmitirnos sus inseguridades, pero si no les damos valor nos hacemos inmunes.

Tampoco debemos tomarnos personal lo que los otros quieren hacernos creer de nosotros mismos. Cuando muchas regiones de la mente hablan simult√°neamente se origina el problema al que los toltecas llamaban ‚Äúmitote‚ÄĚ. Esta es la raz√≥n por la que muchos no saben qu√© hacer, pues algunas parten quieren algo y otras lo contrario.

Cuando logremos adoptar este acuerdo, nos evitaremos muchos contratiempos en la vida. Los celos, el enojo, la envidia y dem√°s, desaparecer√°n, inclusive las penas. Lograrlo es importante, pues nos har√° inmunes a los enga√Īos y las maldades que quieran hacernos.

IV: El tercer acuerdo

‚ÄúNo hagas suposiciones‚ÄĚ. Las suposiciones solo nos quitan tranquilidad y da√Īan nuestra autoestima y autovaloraci√≥n. El juzgar a las personas sin conocerlas es muy com√ļn, generando el problema de creer en cosas sin confirmarlas.

Nuestra mente queda sesgada y no nos damos la oportunidad de llegar a la verdad. Los sesgos se forman a partir de experiencias previas, las cuales hacemos referentes de las situaciones actuales; suposiciones que llevan a tomarlas como base de las conclusiones de la nueva información.

El camino para adoptar este acuerdo en nuestra cotidianeidad es preguntar constantemente, reflexionar, no sacar conclusiones apresuradas. Hay que permitirnos conocer, atrevernos a hacer cosas nuevas, indagar y comprobar todo lo que llega a nosotros.

V: El cuarto acuerdo

‚ÄúHaz siempre lo m√°ximo que puedas‚ÄĚ. Con este acuerdo ser√° posible cumplir los dem√°s. Seremos m√°s felices en la medida en que empecemos a sacar lo mejor de nosotros. El esfuerzo verdadero nos ayudar√° a modificar ciertas acciones negativas y generar un profundo cambio en nuestro d√≠a a d√≠a.

El sue√Īo del mundo nos inculca que debemos alcanzar la perfecci√≥n, pero eso no existe. La verdadera excelencia consiste en comprometernos a poner todo de nosotros en cada acto. Hay que buscar salir de la monoton√≠a, arriesgarnos a trabajar nuestro potencial hasta sus l√≠mites.

Hay que exigirnos al 100% constantemente. Debemos alcanzar la mejor versi√≥n, ser mejores personas a cada paso que damos. Por ello, los errores son una fuente invaluable de ense√Īanza, as√≠ como las experiencias de los dem√°s y valorar las lecciones que la vida nos haya dado.

VI: El camino hacia la libertad

El autor afirma que ‚Äúromper viejos acuerdos‚ÄĚ es el camino a la libertad. Todos hablan de libertad, luchan por ella. Muchos dicen que son libres, pero no saben lo que es. Por ello, nos dice que la libertad verdadera se relaciona con el esp√≠ritu humano: ser quienes realmente somos.

Nos habla del par√°sito de la mente (el juez, la v√≠ctima y el sistema de creencias) y se√Īala que debemos enfrentarlo, decirle no, dejar de hacernos las v√≠ctimas y reconstruir nuestros acuerdos: ser guerreros. Para destruirlo existen tres opciones.

La primera es enfrentarnos uno a uno a nuestros miedos. La segunda soluci√≥n es dejar de alimentar al par√°sito, controlar nuestras emociones, no ceder a aquellas que surjan del miedo. La tercera es la m√°s dif√≠cil, pero tambi√©n la m√°s efectiva: la iniciaci√≥n a la muerte. Una muerte simb√≥lica que acaba con el par√°sito sin da√Īarnos a nosotros mismos. Creer que en cualquier momento podemos morir, por lo que cada d√≠a debe vivirse a plenitud.

VII: El nuevo sue√Īo

Este √ļltimo cap√≠tulo inicia con una solicitud esclarecedora. Tienes que olvidar todo lo aprendido en tu vida, tener el principio de un nuevo entendimiento, de un nuevo sue√Īo.

Nosotros tenemos el poder de crear el infierno o el paraíso. No hay razón para sufrir. El sufrir o el ser feliz es nuestra elección. Tal vez no podamos escapar del destino del ser humano, pero podemos elegir sufrirlo o disfrutarlo.

El autor cierra con una pregunta directa al lector: su elección personal es vivir en el cielo creado por sí mismo, cuál es la nuestra. La respuesta depende de cada uno.

An√°lisis de Los cuatro acuerdos

A simple vista, este texto puede considerarse de autoayuda. Sin embargo, sus p√°ginas nos ofrecen mucho m√°s. Esto debido a que se basa en la sabidur√≠a de los toltecas, una cultura antigua de M√©xico. El autor adapta estas ense√Īanzas a la actualidad, logrando presentar una gu√≠a para alcanzar la felicidad, la libertad humana.

Nos ense√Īa a entender que este camino requiere constancia y esfuerzo, pero si adoptamos los cuatro acuerdos podremos restarles importancia a las ofensas, lograr el control emocional, aprender a querernos, a motivarnos: a ser libres y felices.

Podemos decir que este libro rescata los valores de un pueblo antiguo y procura brindarlos al hombre moderno, aquel a quien le han ense√Īado aceptar sin dudar, alcanzar una perfecci√≥n externa imposible, buscar la aprobaci√≥n de los dem√°s aun en contra de s√≠ mismo.

Por ello, es una lectura imprescindible. No dejes pasar más tiempo para sumergirte en este mundo de reflexión. Consigue tu ejemplar de Los cuatro acuerdos y da el primer paso en el camino a la libertad.

Frases

‚ÄúCuando eres impecable con tus palabras, te sientes bien, eres feliz y est√°s en paz‚ÄĚ.

‚ÄúSolo eres responsable de ti mismo‚ÄĚ.

‚ÄúEl d√≠a que dejes de hacer suposiciones, te comunicar√°s con habilidad‚ÄĚ.

‚ÄúHaces lo m√°ximo que puedes porque quieres hacerlo‚ÄĚ.