Los pazos de Ulloa

Autor: Emilia Pardo Bazán

Fecha publicación: 1886

Género: Novela

Los pazos de Ulloa, obra de Emilia Pardo Bazán, es una obra que se caracteriza por mostrar de forma realista la realidad de la vida cotidiana de los pueblos rurales gallegos.

Resumen y sinopsis

Don Pedro Moscoso, marqués de Ulloa, tiene un hijo bastardo con Sabel, una de sus criadas. Todo va bien hasta que Julián, el nuevo sacerdote de la localidad, le insiste en que se case y al marqués no le queda más remedio que casarse con su prima Nucha.

Estar casado con Nucha no será impedimento para que el marqués vuelva a sucumbir ante su sirvienta, con quien mantendrá un amor prohibido pese a los problemas que este puede desencadenar.

Sobre la autora

Emilia Pardo Bazán fue una escritora española nacida en La Coruña en el año 1851. Ella fue una asidua lectora de la literatura clásica española y también de las obras de autores de otras naciones.

Bazán se dio a conocer gracias a su texto Estudio crítico de Feijoo y, más tarde por sus poemas, los cuales fueron publicados por Franciscos Giner de los Ríos.

La primera novela de la autora fue Pascual López publicada en 1879, luego se conocieron obras como Un viaje de novios y La tribuna en las que se comienzan a ver los primeros matices del naturalismo.

Su obra más importante es Los pazos de Ulloa, una obra donde recoge la decadencia de la ruralidad gallega y de la aristocracia.

Emilia Pardo Bazán murió en la ciudad de Madrid, España, en el año 1921.

Resumen de Los pazos de Ulloa

En Los pazos de Ulloa nos encontramos con la historia de Julián Álvarez, un sacerdote que llega al poblado de Los Pazos para poner fin a las fechorías del marqués.

Una vez en el pueblo, Julián se encuentra con el gobernador del lugar, Don Pedro Moscoso, un hombre de unos 30 años, conocido por todos como el marqués de Ulloa. Este, junto a otros integrantes del gobierno, solía robar los impuestos de los habitantes del pueblo sin recibir ningún castigo, pues no había quien los reprendiera. Pero, un día todo cambia porque se enteran que un sacerdote llegará al pueblo y seguro que pondrá un poco de orden en el lugar.

Otra cosa que preocupa a Don Pedro es su vida amorosa, la cual es un verdadero desastre, pues este sostiene una relación con una de sus criadas, Isabel. Pero, lo peor de todo es que ese amor clandestino nació un niño llamado Perucho, quien creció solo y abandonado, razón por la que nunca tuvo a nadie en su vida que le dijera cómo debía comportarse y se convirtió en un niño un tanto salvaje.

El padre Julián se da cuenta de todo el desastre que hay en el pueblo y trata de reparar tanto caos con el fin de que las cosas marchen mejor para todos. El sacerdote le pide a Pedro que se case con una joven digna. El marqués termina enamorándose de una muchacha llamada Marcelina, pero a quien cariñosamente llaman Nucha.

Al pasar el tiempo, Nucha queda embarazada y tiene una niña. El nacimiento no es bien recibido por Pedro, puesto que él quería un niño. Tal situación hace que Pedro decida volver con su amante Isabel. Al enterarse, Nucha se entristece y muere de angustia y dolor.

Frases

“La aldea, cuando se cría uno en ella y no sale de allí jamás, envilece, empobrece y embrutece.”

“Por todas partes cubre el manto de la política intereses.”

“Julián, por su parte, quedó tembloroso, agitado, descontento de sí mismo, cual suelen los pacíficos cuando ceden a un arrebato de ira.”

“Entendía don Pedro el honor conyugal a la manera calderoniana, española neta, indulgentísima para el esposo e implacable para la esposa.”