Macbeth

Autor: William Shakespeare

Fecha publicación:  1605 – 1606

Género: Teatro / Tragedia

Macbeth es la cúspide del teatro de Shakespeare. Conocida a nivel internacional, y adaptada a muchos idiomas. Esta obra que mezcla fantasía y sátira que envuelve al espectador en un lúgubre ambiente.

Resumen y Sinopsis

Una tragedia escrita por el famoso dramaturgo William Shakespeare entre los años 1605 y 1606 dividida en cinco actos.

Narra la historia de un crimen y su castigo, amparada bajo la profecía de las brujas Fatídicas cuando Macbeth decide asesinar a su rey y tomar su lugar. Poco a poco va siendo consumido por su propio mal.

Resumen de Macbeth

Está llena de referencias simbólicas a culturas paganas. Ha sido criticada y vanagloriada durante años. Y aún cuatrocientos años después de su publicación sigue estando más vigente que nunca.

Acto I

Escocia y Noruega están librando una batalla en la que Macbeth y Banquo son soldados generales.

De regreso de la guerra, se encuentran con tres mujeres: las tres brujas Fatídicas, que profetizan que Macbeth será señor de Caudor y rey de Escocia. También le dicen a Banquo que sus hijos serán reyes. Las brujas se marchan y ellos siguen su camino.

Al llegar a palacio obtiene el título de señor de Caudor por parte del rey Duncan. Por otro lado, el rey decide ceder el trono a su hijo Malcolm. Esa noticia no le gusta al ambicioso Macbeth.

Decide escribirle una carta a su esposa, contándole los acontecimientos. Lady Macbeth comienza a infundir sentimientos de odio y avaricia en su esposo con tal de obtener la corona y el poder.

Traza un plan donde matarán al rey. Sin embargo, Macbeth comienza a sentirse culpable. Ese sentimiento es aplastado bajo las influencias de su mujer.

Acto II

El rey va de visita. Mientras Lady Macbeth espera que su esposo termine con el asesinato, ella ha dormido a los guardias. Al salir, Macbeth está destrozado, lleno de mortificación y sabiendo que nunca más experimentaría la paz.

A la mañana siguiente el cuerpo del rey es encontrado por Macduff y Lennox (señores escoceses). También hallan los cuerpos de los guardias, con las dagas incriminatorias y llenos de sangre.

Macbeth alega haberlos matado por ira ante tal traición. Los hijos del rey Malcolm y Donalbain sospechan que hubo traición por parte de los presentes. Por su parte, todos alegan inocencia.

Por tanto, los hijos del rey deciden pasar bajo perfil. Malcolm va a Inglaterra y Donalbain a Irlanda. Se proclama a Macbeth como rey.

Acto III

Macbeth y Banquo hablan sobre las predicciones de las brujas. Banquo se siente feliz siendo que las primeras dos se hicieron realidad. Macbeth, por otro lado, se siente amenazado por los hijos de Banquo.

Es así que decide asesinarlos, sin dejar una evidencia que lo pueda inculpar. No está dispuesto a perder todo por lo que ha trabajado y sacrificado tanto.

Sin embargo, los asesinos de Macbeth al emboscar a Banquo y sus hijos, hieren al primero mortalmente, pero el segundo logra escapar.

Hécate se presenta para reprender a las brujas por la ayuda que le dieron a Macbeth, que ha sido un aprovechado e ingrato. Se plantea engañarlo para llevarlo a un destino mortal.

El hijo de Banquo y los hijos del rey Duncan se encuentran bajo el cuidado del rey Eduardo de Inglaterra.

Acto IV

Hécate les advierte a las brujas que no ayuden más a Macbeth y que por malagradecido deben hacerle daño. Las brujas preparan un hechizo a la espera del rey.

Macbeth divisa varias sombras que le dan consejos al llegar. La primera le dice que debe cuidarse de Macduff. Otra le indica que para seguir en el poder debe ser despiadado.

Al terminar, Macbeth decide asesinar a Macduff, su esposa y toda su estirpe. Sin embargo, de nuevo uno se escapa. Macduff logra llegar a Inglaterra mientras su familia es asesinada.

Macduff logra convencer a Malcolm de pelear contra el reinado de Macbeth. En ese momento llega Ross e informa que Banquo ha muerto. Eso los alienta a pelear.

Lady Macbeth enferma. Su maldad la hace sonámbula y comienza a confesar mediante cartas sus crímenes. Finalmente, la guerra empieza, diez mil soldados se acercan a Escocia enviados desde Inglaterra.

Se rumorea que Macbeth ha desaparecido. Este se dirige hacia el campo de batalla, pero antes le pide al doctor que cure a su esposa. Ya todos saben del crimen oculto.

Mientras se prepara para la batalla, se le informa que Lady Macbeth se ha suicidado.

La batalla tiene lugar. Macbeth se enfrenta finalmente a Macduff, pensando que sobreviviría, pues las sombras también le habían dicho que no moriría a manos de los nacidos de su madre. Sin embargo, Macduff, su hermano, fue arrancado de las entrañas de su madre muerta.

Entonces le corta la cabeza a Macbeth. Las tropas de Macbeth ya se habían rendido, pues pocos respetos tenían por el rey. Malcolm promete retomar la armonía, y convertir a todos los señores en condes, por su valiente haber.

Análisis de Macbeth

La obra es una tragedia de intensa índole. Publicada durante la época en la que muere la Reina Isabel y asciende al trono Jacobo I, quien generaba desconfianza a la población.

Gira en torno a los conflictos morales del bien y el mal, mostrando la peor cara de la humanidad.

Se abordan tres tipos de conflictos principales. El conflicto interno de los personajes y su lucha entre sentimientos negativos y positivos. Ideas malas y buenas.

El conflicto social. Con la muerte del rey Duncan se genera un ambiente de tensión, la desconfianza, deslealtad y miedo reinan el lugar.

El conflicto natural. La naturaleza parece a favor del caos, con distintas tormentas y comportamientos animales idóneos para el desarrollo del desastre.

Frases de Macbeth

“Pero mira que a veces el demonio nos engaña con la verdad, y nos trae la perdición envuelta en dones que parecen inocentes”.

“¿No eras hombre, cuando te atrevías, y buscabas tiempo y lugar oportuno? ¡Y ahora que ellos mismos se te presentan, tiemblas y desfalleces! Yo he dado de mamar a mis hijos, y sé cómo se los ama; pues bien, si yo faltara a un juramento como tú has faltado, arrancaría el pecho de las encías de mi hijo cuando más risueño me mirara, y le estrellaría los sesos contra la tierra”.