Maese Pérez el organista

Autor: Gustavo Adolfo Bécquer

Fecha publicación: 1861

Género: Leyenda / Ficción

Maese P√©rez el organista es una leyenda que le pertenece a Gustavo Adolfo B√©cquer, el rom√°ntico por excelencia de la literatura espa√Īola. Qu√©date con nosotros y sorpr√©ndete con una incre√≠ble historia cuyo acto musical va m√°s all√° del plano terrenal.

Resumen y sinopsis

Esta historia tiene un carácter romántico, pues hace alusión a un pasado que para la época ya estaba empezando a quedar de lado. De esta manera se presenta el órgano, un instrumento musical maravilloso, en la misa. Estamos ante un espectáculo que atrae a multitudes.

Es la historia de un anciano ciego que deleita a los asistentes a la misa tocando el órgano, tan bien que se podría decir angelical. Muere para desgracia de los asistentes. Aparece otro personaje que se pone a tocar y lo hace bien para el asombro de todos. Aun así, algunos no están convencidos.

Cuando la hija intenta seguir los pasos de su padre descubrimos que el instrumento nunca dejó de ser tocado por el anciano, a pesar de estar muerto. Este espectáculo es tan impresionante que lleva al arzobispo al arrepentimiento de no asistir a la iglesia en donde se llevó a cabo este prodigio.

Resumen de Maese Pérez el organista

Esta historia tiene como punto de partida el pasado puesto que el narrador menciona que es una mujer quien le cuenta lo sucedido, ello mientras espera la misa. Incluso se mencionan algunos nobles importantes de la ciudad. Estamos ante una leyenda que se enmarca en la Navidad con la misa en a√Īos distintos.

El personaje principal sobresale por el amor y la importancia de lo espiritual ante lo material. Además, la historia presenta una división al cual vamos a adaptarlo siguiendo una división que se basa en las acciones del organista.

Maese Pérez como organista de la iglesia

La leyenda trata sobre el maese P√©rez quien viv√≠a en Sevilla en un humilde convento de Santa In√©s. √Čl era una persona mayor, un anciano ciego. Llevaba mucho tiempo siendo el organista del lugar, eran d√©cadas tal como lo hizo su padre. Desde que era un infante se dio cuenta que ten√≠a un don muy especial para la m√ļsica y lo demostraba en la misa.

Los dos amores de su vida eran tocar el órgano en el convento y su hija. El instrumento musical estaba deteriorado por el paso del tiempo, pero él lo cuidaba con amor, así se mantenía sonando como nuevo. También resaltaba por su amor al prójimo que era motivo de admiración. A pesar de ser invidente, él se encontraba convencido de poder ver a Dios y esta idea lo volvía muy optimista.

Un d√≠a sucedi√≥ que antes de la misa y aun estando el lugar de la reuni√≥n lleno de personas de todos los estratos sociales, es m√°s, el mismo obispo llegaba para poder escuchar al maese P√©rez, este sinti√≥ que su salud peligraba, pero sacando toda la fuerza que pudo de su inquebrantable fe, toc√≥ magistralmente el instrumento al cual estuvo vinculado tantos a√Īos.

La muerte del organista

Las fuerzas no acompa√Īaron al maese P√©rez y muere en pleno acto musical. Deja en suspenso el espacio musical de la misa, pero aparece un oportunista que se ofrece a continuar lo dejado por el maese. Cabe resaltar que este personaje era muy mediocre y ten√≠a mala fama. Este se sienta en la banqueta y empieza a tocar. El recital es majestuoso como si los mismos √°ngeles tocaran.

Y as√≠ el p√ļblico queda encantado con la interpretaci√≥n porque sonaba igual que el maese P√©rez, aunque hay algunos que no conf√≠an que √©l sea el autor de semejante acto musical tan angelical a sus o√≠dos. El nuevo organista menciona que no volver√° a tocar el √≥rgano, sin embargo, logra su meta de sobresalir y as√≠ asciende a tocar el siguiente a√Īo en la catedral a pedido del arzobispo.

Un suceso increíble

Luego a la hija del maese le piden que toque el órgano en la misa como si fuera un homenaje a su padre. La mujer acepta y cuando llega el esperado momento se siente nerviosa porque duda si puede tocar tan bien como lo hacía el maese. Además, todos estaban en la catedral para apreciar el espectáculo que allí se llevaría a cabo, la iglesia estaba vacía.

Cuando la hija se prestaba a subir a tocar el instrumento musical, el órgano, en un hecho maravilloso, empezó a sonar solo. La joven entonces se emociona y comienza a llorar y gritar que es su padre quien se encontraba tocándolo. Finalmente, el arzobispo se arrepiente de no presenciar el hecho. Así, también descubrimos que el espíritu de maese Pérez nunca dejó su amado instrumento.

El otro organista que estaba en la catedral hizo un espect√°culo bochornoso que deja decepcionados a todos los que asistieron al espect√°culo musical propiciado por el religioso del lugar.

Análisis de Maese Pérez el organista

La leyenda est√° dividida en cuatro partes. En la primera se narra c√≥mo el autor tuvo conocimiento de la historia y se decidi√≥ a escribirla. En la segunda parte, dos feligresas comentan que va a tocar el maese P√©rez, pero este muere. En la tercera parte, luego de la muerte del protagonista, toca otro organista, y en la √ļltima parte descubrimos que el esp√≠ritu del maese siempre estuvo presente.

Tambi√©n cabe remarcar que est√° escrita en prosa y abundan las descripciones de espacios. Estos lugares son precisos puesto que el autor conoc√≠a muy bien su tierra. Se pone de relieve la religiosidad, una tem√°tica que tambi√©n est√°n presentes en el resto de leyendas. Se crea un ambiente de misterio para exaltar la m√ļsica del √≥rgano. Sin duda estamos ante una historia bien lograda.

Frases

‚ÄúEs bien humilde como todas las piedras de la calle que se dejan pisar‚ÄĚ.

‚ÄúEs imposible pintar el efecto desagradable que caus√≥‚ÄĚ.

‚ÄúMil himnos a la vez que al confundirse formaban uno solo‚ÄĚ.

‚ÄúEra viejo y parec√≠a un √°ngel‚ÄĚ.

‚ÄúEl √≥rgano estaba solo y segu√≠a sonando como los arc√°ngeles podr√≠an hacerlo‚ÄĚ.